Cayó prófugo de la Justicia condenado por abusar sexualmente y golpear a su hija menor de edad

 

Un hombre de nacionalidad boliviana, que se encontraba prófugo de la Justicia tras recibir una condena por haber abusado de su hija menor de edad, fue capturado por la Policía de la Ciudad en la zona del Microcentro.



El pasado 19 de abril, personal de la División Capturas y Prófugos del Departamento Búsqueda de Personas de la Policía de la Ciudad detuvo a un hombre que tenía una orden de captura desde el 30 de diciembre del 2021 por el delito de abuso sexual.

 

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°17, a cargo de la doctora Ana Guzzardi, ordenó que la fuerza porteña lleve a cabo una investigación para dar con el paradero del imputado.

 

Los oficiales de la Policía de la Ciudad realizaron tareas de vigilancia sobre el domicilio aportado por el imputado durante la tramitación de la causa y del cual se ausentó sin previo aviso.

Gracias a los datos que aportaron testigos, se determinó que el hombre se encontraba viviendo en un departamento del Microcentro junto con su hermano y su madre.

 

Con esos datos, los efectivos efectuaron durante varios días tareas de vigilancia y relevamiento de testimonios hasta que corroboraron que el imputado estaba viviendo en un departamento de la calle Esmeralda al 500 y que trabajaba en un taller de confección de ropa en la calle Florida al 500.

 

Siguiendo las órdenes del magistrado, se llevaron a cabo pesquisas en ambos inmuebles y se logró la detención del hombre en la vía pública.

 

El detenido fue condenado en el año 2015 a diez años de presión por ser autor responsable del delito de abuso sexual gravemente ultrajante. La condena quedó firme el pasado mes de diciembre luego que la Corte Suprema de la Nación denegara el recurso de queja presentado por la defensa.

 

El hombre, de nacionalidad boliviana, fue encontrado culpable de haber abusado sexualmente de su hija, en ese momento menor de edad, en reiteradas ocasiones, provocándole un sometimiento sexual gravemente ultrajante por las circunstancias y prolongación.

 

El magistrado a cargo del caso determinó que los abusos comenzaron a suceder luego que la madre de la víctima falleciera en un accidente de tránsito en el año 2009 y se extendieron hasta el 2013. En ese período el imputado convivía con la damnificada y sus otros tres hijos.

 

La víctima declaró en la Cámara Gesell que cuando sus hermanos no se encontraban en el domicilio, su padre la tocaba en sus partes íntimas, entraba al baño cuando ella se estaba bañando y le pegaba.

 

Según los relatos de la damnificada, en una ocasión su padre volvió a su casa drogado y, como no le había gustado la comida que ella le preparó, le gritó, le pegó y la intentó ahorcar.

Agregó además que su hermana también era abusada y que les pegaba con cadenas de bicicleta, cables y varillas de hierro.

 

Una vez que fue capturado por la Policía de la Ciudad, el hombre fue detenido en calidad de comunicado y trasladado a la Alcaidía de la zona.