Belgrano: Cerrará la tradicional pizzería Burgio, ícono del barrio.


La noticia que nadie se esperaba: Después de sobrevivir a casi dos años de Pandemia, la pizzería Burgio cierra sus puertas en el momento menos imaginado.

Las tradicionales y suculentas pizzas, los azulejos de las paredes, las marquesinas antiguas y las servilletas de papel lustroso son detalles que le dan su impronta y de su magia: Allí, el tiempo parece no pasar.

La clásica pizzería Burgio, ubicada sobre la avenida Cabildo casi Monroe, en el barrio de Belgrano, cerrará sus puertas hoy jueves. Se caracterizaba por vender pizzas al molde y al corte. En su vidriera siempre se exhibía alguna pizza y empanadas.
 
La noticia generó numerosos mensajes de nostálgicos de los vecinos y vecinas del barrio en las redes sociales, informa el portal Saavedra Online.
 
La pizzería fue fundada en 1932 por un italiano de apellido Burgio, el negocio cambió de dueño en 1960, cuando quedó a cargo del asturiano Alberto Méndez.
 
Cierra por un problema de agotamiento del negocio, de los dueños y de los encargados. No sabemos qué va a suceder en el futuro próximo, si se harán reformas para mejorar el lugar o si su cierre será definitivo; quizás los dueños quieran hacer otra cosa con el inmueble, pero eso no tenemos claro”, contó un empleado del lugar al sitio especializado Cucinare, quien lamentó que “es una posibilidad concreta que Burgio no vuelva a abrir”.
 
Al igual que otras pizzerías clásicas porteñasBurgio tiene dos sectores: el de adelante, que cuenta con tres mostradores para comer de parado, y un salón al fondo para sentarse, cuyas paredes están cubiertas de coloridas venecitas.
 
La casa es famosa por su horno a leña, de donde salen las pizzas de muzzarella, además de fugazza y calabresa, siempre de media masa, la especialidad. También tienen buena fainá, servida en platitos metálicos.