Golpe a la mafia de celulares: 17 detenidos y más de 450 equipos telefónicos secuestrados en 51 allanamientos

 

Una red de comercialización de celulares robados fue desmembrada en las últimas horas por la Policía de la Ciudad con la detención de 17 personas, una de ellas con pedido de captura por abuso sexual, locales clausurados y más de 450 equipos telefónicos incautados en 51 allanamientos realizados en los barrios de Balvanera y Liniers.



Los procedimientos fueron ordenados por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 7, a cargo del Dr. Martín Yadarola, secretaría 121 de la Dra. Silvia Damiano en el marco de una causa por robo y al que se llegó tras una investigación de la División Defraudaciones y Estafas, del Departamento Delitos Económicos de la Policía de la Ciudad.



Para el cumplimiento de la labor ordenada por el juzgado, los efectivos policiales contaron con la colaboración de personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), Agencia de Protección Ambiental, la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), Trabajo, la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), la Dirección General de Aduanas (DGA) y la Dirección General de Coordinación Operativa, dependiente de la Secretaria de Justicia y Seguridad de la Ciudad.



“Le quiero agradecer a toda la Policía de la Ciudad por el trabajo realizado. La Ciudad tiene un Sistema Integral de Seguridad que implica poder vivir en paz y que haya menos delitos como viene sucediendo. Logramos retroceder los delitos a 1995 y llevar adelante algo de lo que nos habíamos propuesto, que es Justicia. Este es un trabajo de mucho compromiso y en conjunto entre las fuerzas de seguridad, la AGC y todo el Cuerpo del Ministerio de Justicia y Seguridad”, expresó el vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, Diego Santilli.



Los allanamientos fueron realizados en locales de dos galerías de la avenida Corrientes al 2300, en Pueyrredón al 200, Perón al 2700 y en un departamento de Pasteur al 200, todos en Balvanera, también en José León Suárez al 200 y Ramón Falcón al 7200, en Liniers. En el global de los operativos, los oficiales detuvieron a 17 personas, una de ellas con pedido de captura por abuso de sexual e ingreso ilegal al país, en tanto que fueron notificadas otras 58.





“Este fue un operativo llevado a cabo por la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad, después de cuatro meses de investigación. Logramos después de 51 allanamientos decomisar alrededor de 500 teléfonos y poner a disposición de la Justicia a 17 personas que están detenidas. Ahora, el segundo paso es restituir los teléfonos a sus dueños en la reparación del daño que sufrieron”, comentó el secretario de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro. 



Los oficiales decomisaron 459 equipos de celulares, de los cuales 43 tenían adulterados su IMEI (el DNI que tienen los celulares) o denunciados ante el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM). Los efectivos incautaron, además 17 pendrives con software para adulterar os IMEI, 13 notebooks, una PC, 67 tablets, tres libretas con anotaciones varias, 71 chips y un disco rígido.



“Esto demuestra que la Policía de la Ciudad trabaja coordinadamente, no sólo en la prevención sino que también en la investigación y en el accionar. Estamos muy conformes con el trabajo realizado y queda demostrado que a pesar de las dificultades de la pandemia, la Policía de la Ciudad sigue trabajando con el corazón y profesionalismo”, resaltó el jefe de la fuerza porteña, Gabriel Berard.





En los allanamientos también se desbarataron laboratorios donde se blanqueaban celulares robados, ya que se incautaron siete boxes para liberar teléfonos, tres máquinas para armar y desarmar los equipos y herramientas necesarias para esta práctica como soldadores y calentadores para extraer módulos o pantallas.



“Estos equipos eran introducidos en el mercado negro a un bajo costo, previamente siendo adulterada su numeración de IMEI”, señaló el Comisario Inspector Guillermo Taddeo, jefe del Departamento de Delitos Económicos. 



Además, el jefe de la División Defraudaciones y Estafas, Héctor Rivas, explicó: “Estas personas operaban en laboratorios por medio de computadoras y colocaban unos programas para limpiar los números de IMEI y luego comercializarlos”.



Los locales en los que no se encontró a su responsable fueron clausurados por Orden Judicial.



También por disposición de la AGC, se clausuraron por distintas violaciones a las reglamentaciones vigentes, una de las galerías de la avenida Corrientes, un local y un departamento en Liniers.



Por su parte, la directora General de Coordinación Operativa, Valeria Sikorski, dijo que “se está gestionando para poder devolver los teléfonos a las personas que hicieron sus denuncias por robos” y elogió la tarea realizada  en conjunto por personal policial, AGC, Agencia de Protección Ambiental, Trabajo, AGIP y Migraciones.



“Con todo este trabajo pudimos clausurar una galería y distintos locales de venta de celulares robados”, añadió.


Los 17 detenidos quedaron alojados en la Alcaidía de Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad.