Citaron a indagatoria a los responsables del geriátrico de Belgrano

La directora médica del geriátrico del barrio porteño de Belgrano donde hubo un brote de contagios y 9 muertes por coronavirus, Carla Raffo, fue citada a declarar en indagatoria al igual que los apoderados de la residencia, Hugo Eduardo Visca y Luis Daniel Megyes, por el fiscal porteño Maximiliano Vence, según pudo confirmar Infobae.

En el geriátrico Apart Incas, ubicado en Avenida de los Incas al 1100 que debió ser evacuado y clausurado el pasado martes 21 de abril, 28 de los 33 residentes contrajeron COVID-19 y 9 murieron. De los 14 empleados de la institución, además, 10 también se contagiaron.

La doctora Raffo deberá comparecer ante la Justicia el próximo martes 9 de junio a las 11 de la mañana y los dueños de la residencia, Visca y Megyes, el próximo viernes 12.

Familiares de residentes del geriátrico alertaron entonces que al menos desde hacía una semana antes de la evacuación había personas con síntomas compatibles al coronavirus y que la institución recién reaccionó un par de días antes de la clausura informando la situación por mail.

“Hace rato que tenía que haber cerrado”, señaló a Infobae en ese momento la hija de una paciente de 94 años infectada. “El viernes a la noche nos llaman para avisar que iban a internar a mi mamá en el Hospital Italiano por la fiebre que tenía; le hacen los testeos rápidos y al mediodía del sábado nos confirman que tiene coronavirus”, explicó la mujer que hasta ese momento no sabía que la encargada del geriátrico, que era la responsable del hogar, también estaba infectada. “Nos enteramos ese día que la asistente de mi mamá hacía tres días que estaba internada en el Sanatorio Güemes”.

El día de la dramática evacuación, los familiares de los residentes apuntaron contra los dueños de la residencia. “Nunca los conocí, solo te apuran para que se les pague”, expresó la mujer, que para una habitación doble para su madre abonaba 105 mil pesos mensuales. Play

“Esto fue puesto en conocimiento de los familiares la semana anterior. A través de un mail les indicaron que por favor vayan a retirar a los residentes, dado que ellos no podían darle ningún tipo de asistencia“, denunció entonces Ignacio Trimarco, abogado de las familias de los residentes. “O sea, los dejaron librados a su suerte, al cuidado de un chico que hacía las veces de electricista. No tenían personal médico, no estaban las autoridades, no cumplieron con los protocolos y no agotaron los medios que tenían a su alcance para cuidar la vida de sus residentes”.

“Desde el día uno consideramos derivar a los pacientes, pero desde el Gobierno de la Ciudad nos dijeron que no era lo apropiado”, fue la respuesta de Luis Megyes, apoderado de la institución, ante el reclamo de los familiares. “El temor no eran solo mayores contagios sino no poder seguir atendiendo. No conseguimos enfermeros que quieran venir a trabajar con personas infectadas”, justificó.

Carla Raffo, por su parte, explicó que desde la institución estuvieron en contacto con las autoridades porteñas desde la confirmación del primer caso “para ver cuáles eran los pasos a seguir y ver qué teníamos que hacer para saber si iban a mandar personal de apoyo y demás. La cuestión es que nunca más nos dijeron qué iba a pasar y ahora está todo este despliegue”, concluyó esa noche, señalando el operativo del SAME. Play

Finalmente, el gobierno porteño resolvió evacuar y clausurar de manera inmediata y preventiva el establecimiento “en virtud de que los dueños del lugar no informaran ni colaboraran con la crítica situación de los internados” y realizar inspecciones. “La Ciudad también evaluará el curso de acciones penales”, expresaron en un comunicado.

“En principio la figura era abandono de persona, pero al haber ya tres fallecidos [en ese momento] es abandono de persona seguido de muerte. Es un delito que implica una pena de hasta 15 años de prisión. Por eso solicitamos la detención de las autoridades del geriátrico como de la directora médica, la doctora Raffo. Esto es la consecuencia del abandono que dejaron”, había asegurado el letrado con respecto a la denuncia que llevó a cabo.

El Apart Incas de Belgrano fue la primera de una serie de residencias para adultos mayores en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires que con el avance del virus el área metropolitana quedaron en la mira por el mismo tema.