Belgrano: Robaron una pizzería en apenas un minuto.

En menos de un minuto, al menos cuatro delincuentes asaltaron una pizzería en pleno barrio de Belgrano. Robaron a los clientes, se llevaron el dinero de la recaudación y huyeron, todo en menos de un minuto. Todo ocurrió el domingo pasado en un local ubicado en la avenida Cabildo y la calle Virrey Olaguer y Feliú y, según el dueño, se trata del tercer asalto que sufre de la misma manera en menos de seis meses.

“Es un modu operandi. Son cuatro personas. Bajan de un auto. Estaban bien armados. En menos de un minuto se llevaron todo. Es instantáneo como hacen. Roban a los clientes como siempre. Tenemos ocho cámaras de seguridad. Uno los ve y ya sabe lo que tiene que hacer”, dijo a TN Matías, el propietario del negocio, quien expresó estar ya estar acostumbrado a la inseguridad en el barrio.

Toda la secuencia quedó registrada por las cámaras de seguridad del lugar. En las imágenes puede verse cómo dos de los ladrones ingresaron al lugar con armas en la mano. Uno de ellos era quien daba las órdenes, mientras que el otro se dedicaba a recaudar el dinero y los objetos de los clientes. “En total hay ocho cámaras de seguridad y ya le pasé los videos y las fotos a la Policía”, remarcó.

“Habrán robado cuatro o cinco celulares, plata de la caja, de los clientes. Después llamamos a la Policía, siempre es lo mismo”, detalló el dueño de la pizzería, quien reveló que uno de los teléfonos que se llevaron fue ubicado a través del GPS, en el barrio Mitre, al lado del shopping DOT, en el norte de la Ciudad. “No les importa nada. Vienen a cara descubierta, siempre es lo mismo”, añadió.

Otro episodio dramático que se vivió mientras estaban los delincuentes dentro del restaurante lo protagonizó una madre y su nene, quienes presenciaron todo el asalto. De acuerdo con el relato de Matías, ambos estaban comiendo en el local. Minutos antes de que irrumpieran los ladrones, la mujer le había regalado un celular al pequeño con motivo del Día del Niño. Segundos después, los asaltantes le arrebataron el celular y se lo llevaron como parte del botín. La mujer trató que el chico se diera vuelta para no ver lo que ocurría pero fue en vano y rompió en llanto. “Justo se lo regalaron y se lo llevaron. Te da cosa”, expresó Matías.

El joven comentó también que en reiteradas oportunidades se acercó a la comuna a hablar sobre la inseguridad y pidió más presencia policial. Sin embargo, aún hoy la zona está liberada y el problema persiste.