Las Sedes Comunales ya cuentan con modernos desfibriladores

desfibriladorEn una medida que apunta a mejorar las posibilidades de supervivencia de la población, el gobierno de la ciudad ha provisto a las Sedes y Subsedes Comunales y al lugar donde funciona la Secretaría de Descentralización, de modernos desfibriladores externos automáticos (DEA)

Según informe del municipio “estos desfibriladores son equipos sencillos que analizan el ritmo del corazón y que pueden ser manipulados por cualquier persona que haya tomado el curso. Estos aparatos funcionan realizando un diagnóstico al paciente y administrando las descargas eléctricas en caso de necesitarlo, logrando restablecer el ritmo cardíaco del individuo afectado”.

A esto se agrega la capacitación e instrucción dada a los encargados de su uso, lo que permite afirmar que estos lugares están cardiológicamente protegidos.

Esta capacitación consiste en la adquisición de conocimientos teóricos sanitarios básicos y prácticos para actuar una vez diagnosticada la dolencia.

Ya son 550 las personas preparadas por el municipio para utilizar los desfibriladores y 22 los edificios que cuentan con este servicio sanitario.

La muerte súbita cardíaca  se define como “una forma de muerte natural debida a causas cardíacas, muchas veces a una enfermedad de las arterias coronarias inesperada en el tiempo y en su forma de presentación, que viene precedida por la pérdida brusca de conciencia dentro de, como máximo, la hora que sigue al inicio de los síntomas, en un individuo con una cardiopatía de base conocida o desconocida. Se han propuesto otros límites de tiempo de 2, 6 y 24 horas para circunstancias específicas como la muerte sin testigos. Hay que tener en cuenta que la muerte súbita cardíaca puede recuperarse mediante las maniobras de resucitación cardiopulmonar adecuada y, por tanto, puede ser recidivante.”

 Estas maniobras de resucitación mencionadas incluyen el paso de corriente eléctrica al corazón por medio de estos modernos desfibriladores.

Si tomamos conciencia que 40.000 personas mueren por año de muerte súbita en nuestro país vemos lo importante que en cada sede comunal haya elementos para actuar en una situación de emergencia.

Contar con los elementos necesarios y con las personas preparadas  para utilizarlos puede ser, en muchos casos, lo que permite cruzar la delgada línea entre morir o vivir.

Marta Victory