Tragedia en Barracas: Incendio termina con la vida de nueve personas

Nueve personas murieron ayer a la mañana cuando trabajaban para apagar un incendio en el barrio porteño de Barracas. Según confirmó el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, los fallecidos son seis bomberos de la Policía Federal, un voluntario del cuartel de La Boca y dos miembros de Defensa Civil.
incendio
Cerca del mediodía, la Policía intentaba localizar a dos empleados de una brigada anti-incendios que había contratado la empresa en donde se desató el fuego. Sin embargo, en un contacto posterior con la prensa, Berni indicó que ya los habían encontrado. “Todos los empleados están sanos y salvos”, aseguró. Y ante la consulta acerca de si continuaban las tareas de rescate, dijo: “Nunca se deja de buscar a nadie”.

El titular del SAME, Alberto Crescenti, comunicaba ayer a la mañana que los heridos de los equipos de emergencia eran asistidos en los hospitales Argerich, Penna, Churruca y Ramos Mejía. Cerca de las 15 comentó que de los 12 ingresados en esas instituciones, dos recibieron el alta médica, y el resto permanece bajo cuidados médicos con distintos grados de riesgo.

Berni señaló poco antes de las 16 que seis personas permanecían internadas (cinco de la Policía Federal y un bombero voluntario), mientras que el resto había recibido el alta. El funcionario precisó que presentaban fracturas y politraumatismos, pero evolucionan favorablemente y se encuentran fuera de peligro.

Los rescatistas y equipos de bomberos permanecían en el lugar de la tragedia. Las llamas fueron “encapsuladas”, dijo Berni. Pero al caer la noche el fuego se reavivó.

El operativo estuvo constituido por la Superintendencia de Bomberos (100 hombres, cuarteles 1 y 2); la Superintendencia de Seguridad Metropolitana (50 hombres trabajando en tránsito y seguridad); Bomberos Voluntarios de San Telmo (2 autobombas y 20 hombres); Bomberos Voluntarios de La Boca (3 dotaciones, entre 10 y 30 hombres cada una); el Departamento de Asistencia a las víctimas de la PFA; un helicóptero de la Policía Federal; el jefe de la PFA, comisario general Román di Santo; el SAME (30 ambulancias); y personal de Defensa Civil.

“La mayoría de los vecinos estábamos descansando cuando empezamos a escuchar pedidos de auxilio. Los bomberos estaban intentando abrir una puerta con una amoladora cuando se les vino la pared encima”, relató un testigo.

Minutos después del primer derrumbe, otra pared cayó y provocó zozobra entre los equipos de emergencia. Entre lágrimas, bomberos y personal de la Ciudad de Buenos Aires trabajan para terminar de sofocar las llamas.