Metrobus: A un mes, creció hasta 15% el total de usuarios

MetrobusEl Metrobus en la 9 de Julio cumple un mes y las cifras hablan de su funcionamiento: la cantidad de pasajeros de las líneas de colectivo que utilizan la traza exclusiva aumentó entre 10% y 15%, según el sondeo del Gobierno porteño entre las empresas.

La sorpresa es que también mejoraron los tiempos de viaje para los vehículos particulares: desde Vialidad Nacional confirman que en las colectoras de la avenida los traslados demoran hasta un 60% menos

“Es así, es el primer mes que realmente nos fue subiendo la carga, nosotros estamos entre el 8% y el 10%”, confirma Alberto Díaz, presidente de Micro Omnibus 45, la empresa que administra las líneas 45 y 70. Y agrega: “Nosotros íbamos por la calle Maipú y si bien nos alejamos tres cuadras, recuperamos por otro lado. Ahora estamos más cerca de Tribunales y ahí sumamos gente. El subterráneo también nos ayuda porque la tarifa es diferente. Y el otro punto es que logramos un servicio parejo. Antes por ahí te tocaba esperar diez minutos y después llegaban tres colectivos juntos. Ahora podemos cumplir con la frecuencia, entonces la gente ya sabe que le espera y viene”.

Para los 200 mil pasajeros que usan a diario las 11 líneas que circulan por el sistema de carriles exclusivos (59, 67, 100, 129, 70 y 91 que usaban las colectoras; 10, 17, 45 y 9, que iban por las calles Maipú y Esmeralda; y ahora se sumó la 98, que circula por Lima e ingresa al corredor desde la avenida Belgrano en sentido Constitución) el tiempo de viaje se redujo de un promedio de 40 minutos a entre 15 y 17.

Juan Agote espera al 17 a la altura de la avenida Belgrano para volver a su casa en Recoleta. “Siempre vine al Centro en auto. No te digo que lo dejé por completo, pero los días que sé que vuelvo temprano uso el Metrobus y estoy sorprendido”. Macarena Rivas, empleada administrativa, es otra pasajera nueva. “Sé que algunos se quejan porque las paradas les quedan más lejos, pero yo empecé a tomarlo porque ahora me deja casi en la puerta”, confirma antes de bajar en la estación Teatro Colón.

La red de colectivos de la Ciudad absorbe el 70% de los traslados que se realizan cada día. Con sus tres líneas (Juan B. Justo, 9 de Julio y Sur) la red de carriles exclusivos suma 38,5 kilómetros de extensión y traslada a unos 600 mil pasajeros. En el caso de la 9 de Julio es parte de un plan integral que busca mejorar la movilidad del Area Central y su conectividad con los centros de trasbordo de Constitución, Obelisco y Retiro.

“Nuestro foco ha sido siempre mejorar el transporte público, hacerlo más rápido y seguro, con el impacto que eso tiene en la ecología”, analiza Guillermo Dietrich, subsecretario de Transporte de la Ciudad. Las mediciones hablan de una reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero de 5.612 toneladas de CO2eq/año. Y se estima un ahorro de combustible del 25% para la flota de colectivos y del 10% para autos particulares. Tanto sobre Maipú y Esmeralda y como sobre las colectoras Cerrito/Lima y Pellegrini/Irigoyen se percibe menos ruido, y también las veredas libres. Antes se interrumpían por las colas de pasajeros.

Dietrich destaca dos elementos. “Uno es la cantidad de gente que camina por las estaciones: de cada 10 peatones, entre tres y cuatro circulan por ahí. Está iluminado, hay gente todo el tiempo, se sienten seguros”, expone. El otro tiene que ver con la respuesta positiva que están teniendo por parte de los choferes de los colectivos: “Hay que destacar el profesionalismo. El corredor de 9 de Julio tenía una complejidad operativa mayor a los otros, lo que demuestra que un mismo actor que en un sistema caótico agrega más caos, cuando lo incorporás, lo capacitás y le creas una estructura se convierte en un eslabón que hace que el sistema funcione bien”.

“Los choferes están más tranquilos, van más seguros y además recuperaron sus esperas, que antes no las podían tener porque por el tráfico se atrasaban y tenían que volver a salir en cuanto llegaban”, agrega Díaz. Y sigue: “Estamos buscando la manera de prestar mejor servicio porque queremos colaborar y no queremos que la gente se vaya a otras líneas. Incorporamos unidades con aire acondicionado, por ejemplo. Ahora competimos, la gente elige y sabemos que al que hace mejor las cosas le va a ir mejor”.

“Solo vengo al Centro cuando tengo que hacer trámites en la obra social y no estaba ni enterada. Estoy un poco perdida porque antes me bajaba en la esquina de Moreno y terminé en Constitución. Pero el colectivo dio menos vueltas, de eso no hay duda”, se suma Stella Maris Rivas, y pide ayuda para encontrar “su esquina”. Dora Shulz espera el 59, va desde la avenida Belgrano hasta Santa Fe. “Como no me gustaba esperar al colectivo en la vereda estaba usando el subte, pero tampoco me siento cómoda ahí abajo y además está sucio. Ahora voy por acá, y además me cuesta menos cada viaje”, cierra.