Belgrano: Colocaron una baldosa en un homenaje a estudiante desaparecido en el barrio de Belgrano

El espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA) junto con la Comisión por la Memoria de Belgrano, Nuñez y Saavedra, colocaron hoy una baldosa en la puerta de la Escuela Técnica 28 República Francesa, en homenaje a Daniel Crosta, estudiante secundario desaparecido por el terrorismo de Estado.

Entre los presentes, estuvieron su hijo Nicolás Crosta; quien fuera su compañera Diana Kraitzman; la coordinadora General del Archivo Nacional de la Memoria, Judith Said; Charly Pisoni, representante del Órgano Ejecutivo del Espacio Memoria y DD.HH; y el periodista Pablo Llonto.

Al momento de hacer uso de la palabra Nicolás afirmó que “mi padre era un militante popular comprometido con la realidad que le tocó vivir y con su tiempo” y recordó que cuando su padre fue detenido y desparecido él apenas tenía 2 años y 4 meses.

“Gente como mi viejo pensaba y actuaba de manera diferente porque él intervino en la realidad para modificarla y mejorarla”, destacó Nicolás.

Diana Kraitzman aseguró que “Daniel entendía la militancia con compromiso y solidaridad por demás” y leyó unas palabras que Osvaldo Bayer escribió para la ocasión en la que no pudo estar presente, en las que se subrayó “el deber de este joven estudiante por lograr la igualdad en la sociedad”.

En representación de las autoridades de la Escuela Técnica a la que asistía Daniel, habló su rectora Andrea Laurito, que resaltó que “los ideales y las vivencias de un estudiante y militante como Daniel, hoy se expresan en las actuales camadas de estudiantes”.

También se hicieron presentes representantes del espacio Unidos y Organizados de la comuna 13, que destacaron “la importancia de la memoria en la constitución de la identidad de un pueblo” y leyeron unas palabras de una compañera de militancia de Daniel, Graciela Moreno.

Por último, se hizo entrega a Nicolás del diploma de técnico electrónico de su padre y la medalla de buen compañero.

Daniel Crosta nació el 24 de abril de 1960 y fue secuestrado el 14 de setiembre de 1979, a los 19 años, cuando cursaba el sexto año libre de la carrera de técnico en electrónica en la ENET N° 28 República de Francia, en la que a partir de hoy se lo recuerda con el descubrimiento de una baldosa que lleva sus datos. (Télam)